Seleccionar página

Hace poco un amigo me comentaba acerca de la creatividad, que algunos lo son y otros no tanto; ciertamente todos lo somos, sin embargo, no para las mismas circunstancias o panoramas. Puedes ser creativo para la redacción, el diseño, las estrategias, hasta para inspirar a otros se necesita una visión amplia y diferente del entorno.

¿Cómo serlo? ¡Desarrollándolo! A pesar de ser algo innato no llegará a nuestras vidas de la nada como una estrella fugaz, es necesario brindarle tiempo y energía a través de herramientas como la lectura, el dibujo, el compartir de ideas mientras degustas tu café favorito, realizando cosas nuevas, descubriendo aventuras, viajando, fotografiando e imaginando.

Vuelve a ser niño e invita a ese adulto obstinado que vive en tú cuerpo a escaparse de la rutina a creer en sí mismo para crear un sin fin de cosas maravillosas.